«Inocuidad alimentaria: un asunto de todos»

  • por

Ese fue el lema utilizado por la FAO y la OMS en el año 2019 con motivo del día mundial de la inocuidad alimentaria.

Cada engranaje de la cadena juega un papel importante en la seguridad alimentaria, siendo responsable del mantenimiento de la misma.

1.- Industria alimentaria: la responsabilidad principal en cuanto a seguridad alimentaria recae en la cadena alimentaria. Las empresas tienen la obligación de verificar que sus productos sean sanos e inocuos, siguiendo la legislación vigente.  Deberán asegurar que los consumidores disponen de información comprensible a través del etiquetado u otros medios apropiados para proteger los alimentos de la contaminación microbiológica.

  • El primer eslabón es el sector primario (agricultura, ganadería y pesca) donde se deben establecer límites máximos de residuos (LMR) permitidos, garantizar el bienestar animal y una correcta gestión de los desechos de manera sostenible.
  • El segundo eslabón es la industria, donde se aplican buenas prácticas de fabricación (BPF) buenas prácticas higiénicas (BPH) y sistemas de análisis de peligros y puntos de control críticos (APPCC) como planes preventivos que garantice la inocuidad de los alimentos. También deberán incorporar sistemas de trazabilidad que permitan actuar rápidamente si se viera comprometida la inocuidad en alguno de sus productos.

2.- Autoridades nacionales/internacionales: la acción de los gobiernos es fundamental en la protección de los consumidores. Todos los países necesitan contar con programas de control de alimentos. Además deben proteger la salud de la población promoviendo medidas para reducir los riesgos de enfermedades o daños producidos por alimentos, así como implantar programas de información y educación en cuanto a inocuidad e higiene para la industria alimentaria y los consumidores.

Establecen normativas específicas en materia de seguridad alimentaria que, en ocasiones, puede suponer un obstáculo para las exportaciones entre países, obligando a las empresas a adaptarse a las leyes de los lugares destino de sus productos.

3.- Consumidores: en la definición de Seguridad Alimentaria se indica que la población tiene el derecho de acceder a alimentos inocuos, nutritivos y en cantidad suficiente para mantener un óptimo estado de salud. No obstante son, en última instancia, los responsables de los aspectos relativos a la inocuidad en el hogar, a través de buenas prácticas en higiene, manipulado, conservación y cocinado (haz click en el enlace de la OMS con info sobre inocuidad alimentaria en el hogar). Deberán procurar seguir las recomendaciones establecidas por el fabricante en los envases de los alimentos, y si se encuentran los alimentos deteriorados, en mal estado o caducados, lo mas prudente es desecharlos.